¿Qué obras resisten el paso del tiempo? 

Los tiempos han cambiado mucho desde que comencé a escribir en serio. He estudiado mucha bibliografía especializada y he leído bastante, “nunca lo suficiente”. Me he dado cuenta de un par de cosas. La primera de ellas es que: hay obras que resisten el paso del tiempo, se niegan a morir y se mantienen vigentes a pesar del tiempo transcurrido.

Shakespeare

El trabajo de Shakespeare se encuentra en esta línea, algunas obras de Henry Fielding, Voltaire, Gargantúa y Pantagruel, las historias de caballería de Amadis de Gaula y muchas otras más que pueden leerse hoy en día con verdadero deleite.

No tardé en comprender que existe un conjunto de factores, comunes a estas obras, que puede extrapolarse y reproducirse, así que me di a la tarea de investigar durante varios años y de consultar algunas de las obras más ambiciosas y hermosas de la historia de la humanidad.

La gran Literatura

En realidad, los cimientos de la gran literatura se encuentran presentes en Las mil y una noches, La Ilíada de Homero o en la gran producción de Aristófanes, Esquilo, Sófocles, Eurípides. Shakespeare actualiza la tradición griega y le otorga un carácter dramático excepcional, hurga en las pasiones del ser humano como nunca antes se había hecho y nos devuelve un reflejo universal de las consistencias del alma, nos obliga a mirarnos en el espejo de nuestras propias victorias o derrotas, trabaja con efusión y entusiasmo los conceptos de mímesis y catarsis descritos por Aristóteles en la Poética para mostrarnos una realidad, si cabe el ditirambo, catártica y devastadora.


Elementos relevantes

Una de los principales características de los grandes textos que conforman el cuerpo de la Literatura Universal descansa en la capacidad de seducción del escritor. Desde las primeras líneas de La Madre, obra de Máximo Gorki, el lector queda cautivo no solo de la belleza de la prosa sino también de los personajes, del engranaje de la obra y de su profunda significación. Borís Pasternak lo demostró en El Doctor Zhivago, el trabajo artístico implica un profundo dominio de la técnica y de los vericuetos del alma; el Huckleberry Finn de Twain sigue provocando sonrisas y lágrimas, las Fábulas de Esopo conectan con sus lectores de una manera especial aún después de tantos siglos. Así que es natural preguntarnos, ¿qué nos convierte en espectadores cautivos? ¿Qué habilidades requerimos? ¿Qué elementos psicológicos precisamos para subyugar al lector?

"Uno de los principales elementos de los grandes trabajos que conforman el gran cuerpo de la Literatura Universal descansa en la capacidad de seducción del escritor...".

Click to Tweet

Los secretos de la escena perfecta

Por supuesto que no es difícil señalar de las obras mencionadas, una escena cercana a la perfección. ¿Quién no recuerda la detención de Pelagia por colaborar en las actividades del partido? ¿Quién no suspira ante los funerales de Héctor y su profundo simbolismo? ¿Por qué el corazón nos da un vuelco cuando descubrimos el trágico destino de Romeo y Julieta? ¿Qué papel juega el contexto en los trabajos mencionados o en 1Q84 de Murakami, el Stoner de Jhon Williams o en el limpio trabajo que realiza Toole en La conjura de los necios cuando el lector se asoma al universo de un Ignatius estrambótico, profundamente humano que no es más que un retrato despiadado de la miseria humana.

El enfoque dramático

¿Por qué cuando leemos la Ilíada de Homero el mundo se trastoca y ante nuestros ojos parece que arde Troya una vez más, sentimos la angustia de Helena, la soberbia de Aquiles, la valentía de Héctor? ¿Basta con presentar el dolor de una forma sublime o lo que debemos es representar? ¿Es suficiente con abordar la vida desde una perspectiva dramática? ¿Existe algo más? ¿Tal vez sea necesaria una visión descarnada y desinhibida de la realidad o convertirnos en nuestros propios dioses?, sea lo que fuere, dominar el arte literario es una tarea no exenta de sacrificios; alcanzar la cima supone un reto elocuente y estentóreo, similar al rapto de Helena por Paris o al "to be or not to be" de Shakespeare, en ambos casos se requiere una gran dosis de esfuerzo y no poco talento.

Únete al boletín y accede a recursos gratis

*Accederás a nuestra lista exclusiva de usuarios, con ellos comparto material valioso dos veces por semana. Guías, seminarios gratuitos, cursos de escritura creativa, consejos y muchas más cosas. Puedes darte de baja cuando quieras.Nunca te enviaré correo basura, los odio

Hidden Content


>

Pin It on Pinterest

Share This