​​​​​​​​​​​El poder de las buenas historias

​¿Qué es el éxito para ti?, ¿publicar un libro y vender de la noche a la mañana cientos de copias?, ¿gozar de un trocito de gloria o fama?, ¿convertirte en un autor clásico? Si eres de esos autores noveles que se preguntan una y otra vez cuándo llegará la fama y la gloria o si esta llegará en algún momento, sigue leyendo porque te conviene.

¿Por qué triunfan algunos autores Indie y otros no?

Cuando John Kennedy Toole decidió acabar con su vida en marzo de 1969 ni siquiera imaginaba que su obra, La Conjura de los Necios, iba a convertirse en un libro de culto. La novela se convirtió en un fenómeno de ventas en 1980, al año siguiente ganó el premio Pulitzer.

Desesperación y muerte

La prematura muerte del autor debido al rechazo de las editoriales a publicar su obra lo privó de disfrutar de una carrera literaria próspera y de codearse con los grandes autores. Algunos biógrafos insinúan que tanto el autoritarismo de su madre como sus tendencias homosexuales reprimidas fueron el desencadenante de su trágica decisión.

Frustración y tolerancia

Otros autores, en cambio, adoptaron una actitud diferente ante el rechazo de las editoriales y esperaron pacientemente su oportunidad, así lo hicieron Agatha Christie y Stephen King. Agatha Christie insistió durante más de cuatro años para que su primer libro fuera publicado. Stephen fue más volátil y prendió fuego a su primera obra después de rellenar un corcho completo con cartas de rechazo. Finalmente consiguió que su cuarta novela fuera aceptada y publicada por una editorial.

El poder detrás de la historia

El rechazo que vivieron todos y cada uno de estos autores tiene un punto en común, el poder evocativo detrás de la historia, el despliegue de imaginación y destreza técnica del autor convierten a estas obras, como ocurre con La Conjura de los Necios, en una rara avis dueña de potentes personajes como Burma Jones o Ignatius Reilly. No es raro que los editores las rechazaran, lo nuevo y lo innovador tiene esa peculiaridad.

La innovación de Agahta

Es muy posible que en 1969 el mundo editorial norteamericano no estuviera preparado para una novela de este calibre, se puede decir lo mismo de Agahta Christie. Los editores la obligaron a cambiar el final de su primera novela El misterioso caso de Styles. La novela vendió apenas 2000 ejemplares y la autora adquirió fama de escribir obras complejas porque el lector descubría al asesino solo al final de la historia, un hecho inusual para la época.

El poder de las buenas historias

Convertirse en un autor popular está muy relacionado no solo con la fuerza de tu marca personal y el tamaño de tu audiencia, influye y mucho, el vigor de la historia que estás narrando, el despliegue de personajes y la vitalidad de la prosa. Una buena historia no es aquella que describe con mayor precisión un conjunto de hechos y acciones, una buena historia es aquella que es capaz de comunicar un mensaje con eficacia, con una voz única.

"...una buena historia es aquella que es capaz de comunicar un mensaje con eficacia, con una voz única..."

Click to Tweet

​El aspecto narrativo (la prosa)

El lenguaje es nuestro vehículo de expresión, no hay excusas para no dominarlo. Si tienes algo que decir y deseas que la gente lea tu trabajo debes dedicar tiempo a pulir tu prosa. Escribir correctamente supone, entre otras cosas, utilizar las estructuras del lenguaje con soltura. Un escritor es un artífice de la palabra, un creador de ilusiones que utiliza la lengua a conveniencia.

Los personajes

Trabaja los personajes a conciencia. Aprende a observar tu entorno, identifica qué caracteres deseas que tengan tus personajes, qué los hace feliz, con qué sufren, cuáles son sus impulsos vitales. Debes dominar con profundidad estos aspectos para insuflarles la apariencia de realidad y guiar al lector a través de sus acciones. En este post encontrarás mucha información sobre la creación de los personajes. Si aun así tienes dudas, prueba a superar este curso. En él compartimos información muy valiosa que te ayudará a desencadenar tu potencial. Ver el curso.

La originalidad de la historia 

Se puede ser original de muchas maneras. Por ejemplo, tus metáforas pueden ser frescas y graciosas, la manera de articular la historia o el enfoque de la misma puede ser inédito. No se trata de contar historias nuevas, se trata de contar la historia desde tu sensibilidad y para eso necesitas ser sincero contigo mismo. 

El factor desconocido

Por último, hay un tema que he dejado para el final, me refiero al factor desconocido. Los escritores necesitamos que alguien lea nuestras historias para comprobar si hemos conseguido los efectos que deseamos. Por lo general, esta función la cumplen nuestros padres o nuestros amigos. Si bien, no es menos cierto que esta red funciona por lo general bastante bien, no siempre nuestros lectores B tienen los conocimientos para convertir una historia en una joya e iluminarnos con ese factor desconocido que puede dar un vuelco a nuestro trabajo.

Resumen

Una buena historia debe seducir al lector, para ello, es preciso cuidar no solo el lenguaje sino también la estructura de la obra, el aspecto técnico. Por otra parte, debemos ser conscientes de que convertirse en un autor popular es difícil e implica un gran esfuerzo. Por suerte, los autores del siglo XXI cuentan con medios como Amazon o las redes sociales para dar a conocer su trabajo, lo cual facilita la tarea de difusión de nuestros libros, pero a día de hoy no es suficiente. En cualquier caso, escribir una buena historia es siempre el primer paso para alcanzar popularidad. 

>

Pin It on Pinterest

Share This

Dispara la efectividad de tus historias

Te ​ayudo a sacar el máximo provecho a tus historias 

​Prueba gratis