El objetivo del escritor, ¿sabes cuál es? 

El camino de la escritura es largo y difícil. Dominar el arte literario y más aún, convertirse en un artífice de la palabra reconocido suele implicar un despliegue de energía enorme que es necesario dosificar y dirigir de manera estratégica. Sin embargo, antes de poner manos a la obra es necesario conocer cuáles son nuestros objetivos. ¿Estás interesado en vender? ¿Tu intención es remover los cimientos de la Literatura? ¿Deseas innovar, descubrir nuevos caminos para que el arte avance o simplemente estás interesado en explotar tu talento para obtener reconocimiento?

¿Obras comerciales o Literatura?

La gran pregunta suele girar alrededor de dos grandes interrogantes. Tu sueño está relacionado con la historia en la que el joven talentoso, con poca formación en el campo de las letras publica un libro y obtiene un éxito rotundo o esta otra visión tal vez encaja mejor con tus aspiraciones: trabajar en serio con un esquema organizado para desarrollar poco a poco tu obra hasta dominar el arte. ¿Cuál de las dos visiones se ajusta mejor a tus deseos?

Guy de Maupassant, El objetivo del escritor

Según Guy de Maupassant, el objetivo del escritor dista mucho de enhebrar una historia artificiosa más o menos hábil para entretener:

“La meta (del escritor serio) no es contarnos una historia, no conmovernos o divertirnos, sino hacernos pensar y llevarnos a entender el sentido oculto y profundo de los hechos. Dado que ha observado y meditado, el escritor aprecia el universo, los objetos, los hechos y los seres humanos de una manera personal que es el resultado de combinar sus observaciones y reflexiones. Lo que trata de comunicarnos es esta visión personal del mundo, reproducida en su ficción. A fin de conmovernos como él ha sido conmovido por el espectáculo de la vida, debe reproducirlo ante nuestros ojos con escrupulosa exactitud. Debe componer su obra con tal sagacidad, con tal disimulo y aparente simplicidad, que sea imposible descubrir su plan o percibir sus intenciones”.

La historia de la Literatura

Por supuesto que la historia de la Literatura y sus tendencias está unida a los entresijos sociales de cada época, a las aspiraciones y a los deseos de cada generación. El Realismo del siglo XIX defiende unos postulados estéticos que son muy diferentes de los del Vanguardismo preconizado por los franceses en la primera mitad del siglo XX cuyo objetivo era la experimentación verbal y la fragmentación del arte, todo lo cual, sentó las bases del posmodernismo.

Los grandes maestros de la Literatura

En cualquier caso, los grandes maestros como Poe, Chejov, Hermann Hesse, Faulkner, T. S Eliot o Joyce, por citar solo algunos, fueron grandes experimentadores; sus obras trascendieron no solo porque fueron capaces de captar el espíritu de su época sino también porque se rebelaron contra él y mostraron su propia visión de la realidad: el mundo no puede ser entendido solo desde la univocidad del poder, también es posible articular respuestas personales y auténticas a través de la Literatura y en general del arte.

"el mundo no puede ser entendido solo desde la univocidad del poder, también es posible articular respuestas personales y auténticas a través de la Literatura y en general del arte".

Click to Tweet

La influencia de cada uno de estos autores es notable. Los ecos de sus trabajos todavía se escuchan en las obras de cientos de autores. La autodeterminación de Hesse y el rechazo a la sumisión que promulga la autoridad está muy relacionado con la vigencia de su obra.

Kafka y Thomas Mann

El desencanto de Kafka en la sociedad, las introspecciones de Joyce así como las connotaciones religiosas y filosóficas presentes en la obra de Thomas Mann son claros ejemplos de la autenticidad y de los valores intrínsecos de estos autores cuyos demonios los obligaron a apartarse de las modas literarias de su época para conformar su propio universo.

Existen muchos escritores, pero no todos serán considerados artistas. Abundan los pintores de brocha gorda con talento para sonsacar expresiones de alegría y palmaditas en el hombro. Son hábiles en la recreación de escenas y tienen capacidad para conectar con el público, pero carecen del arranque y el vigor propio de los genios.

Popularidad y calidad

Si Internet y Amazon han propiciado “la democratización de la información” también han permitido que la banalidad y el mal gusto campeen por sus respetos. Se confunde la popularidad con la calidad. No son conceptos excluyentes, pero en más de una ocasión "popularidad" es sinónimo de concesión y de prostitución artística.

El método cambia pero lo esencial permanece

El método para conectar con el público, la técnica y las tendencias cambian con los años. Los grandes escritores lo saben. Por eso Anna Rice es una innovadora de la figura de los vampiros, porque fue capaz de otorgarle cualidades tan humanas que su saga deja al lector sin aliento, por eso Humberto Eco sorprendió al mundo con El nombre de la rosa, porque fue capaz de hilvanar una historia enmarcada en la moda de la novela histórica, del período que le tocó vivir, sin renunciar a su esencia y de paso, asestó una crítica formidable a la Iglesia Católica.

El objetivo del escritor

Los métodos y las tendencias cambian, pero el objetivo del escritor seguirá siendo el mismo: ayer, hoy, mañana y siempre; propiciar la reflexión, reflejar las diferentes aristas de las realidades que consumen al ser humano, mostrar la enorme diversidad de caracteres, los conflictos que nos asolan, las guerras que nos descomponen así como los sueños y deseos que nos poseen. Ahora, el modo y el grado de profundidad con que deseemos reflejar esta realidad dependerán de nuestro compromiso personal con la Literatura y de nuestras aspiraciones personales. ¿Ya sabes cuál es tu objetivo?

Únete al boletín y accede a recursos gratis

*Accederás a nuestra lista exclusiva de usuarios, con ellos comparto material valioso dos veces por semana. Guías, seminarios gratuitos, cursos de escritura creativa, consejos y muchas más cosas. Puedes darte de baja cuando quieras.Nunca te enviaré correo basura, los odio

Hidden Content

>

Pin It on Pinterest

Share This