Durante muchos años la Revolución Bolivariana, liderada por Hugo Chávez y bajo la égida del Comandante Fidel Castro, se erigió como la alternativa posible al Capitalismo en el Continente Americano. Bajo su luz se congregaron las fuerzas de varias naciones y la esperanza de sus ciudadanos.

Por primera vez en la historia se daba la circunstancia de que los desposeídos, los pobres de siempre, tuvieron voz y voto. Primero en Venezuela, luego en Bolivia, en Ecuador, en Argentina, en Brasil, en Uruguay. El Continente Americano parecía arder en brazos de la libertad y la democracia.

Venezuela, Cuba y el mito de la libertad

Hubo un tiempo en que Venezuela galopaba a la cabeza de este movimiento. Hubo una época en la que se forjaron alianzas como el Mercosur y el ALCA que contaron con el apoyo de sus pueblos. Era por fin la revolución de los pobres y los oprimidos convertida en carne y deseo. Alimentada por el petróleo de Venezuela, dirigida por Hugo Chávez y bajo el consejo de Fidel Castro.

De aquellas banderas sólo queda hoy una Venezuela en llamas, asediada por el hambre, dividida y a punto de adentrarse en una guerra civil. En este artículo hablaremos sobre la Venezuela de Hugo Chavez y la Cuba de Fidel Castro, dos países que abrazaron la revolución y se consumieron en sus llamas.

Hugo Chávez y Fidel Castro, la alianza de los titanes

Tras el fallido golpe de estado en Venezuela en 1992, los cuatro tenientes coroneles que comandaban  esta acción, entre los que se encontraba Hugo Chávez, son encarcelados. Dos años después la causa es sobreseída y son puestos en libertad. Hugo Chávez se dedica entonces a organizar una campaña electoral de alcance internacional.

Año tras año consigue sumar adeptos hasta que en diciembre de 1998 gana las elecciones presidenciales. Durante su primer año de mandato Chávez impulsa la nueva Constitución Bolivariana de Venezuela. Busca aliados en la región. Uno de los más notables es Fidel Castro, el líder histórico de la revolución cubana, bajo cuya influencia se firmó el 30 de octubre del año 2000, el Convenio Integral de Cooperación cuyo objetivo era promover y fomentar el progreso de Cuba y Venezuela, así como la integración de América Latina y el Caribe.

Una revolución con una fuerte oposición

La Revolución Bolivariana desde sus inicios contó con una fuerte oposición. El suyo no fue un camino de rosas. Al igual que la Revolución Cubana, tuvo que enfrentarse a numerosas protestas del sector más conservador de la población, considerado históricamente como reaccionario.

Dentro de los avatares por los que tuvo que bregar se encuentran la insubordinación de la Asamblea Nacional, un golpe de estado fallido en abril del 2002, un paro nacional efectuado entre diciembre del 2002 y enero del año 2003, y la realización de un referéndum para revocar el mandato de Hugo Chávez.

Un modelo a imagen y semejanza de la Revolución Cubana

Aun así, Chávez supo imponerse. Logra ganar el referéndum del 2004. En el año 2006 se presenta otra vez a las elecciones presidenciales y sale electo. Comienza entonces una estrategia de consolidación en el poder que guarda estrechas similitudes con el modelo cubano.

Para ello, Chávez propone modificar 69 artículos de la Constitución que había instaurado en 1999. El dato más llamativo del movimiento político que realiza Chávez, no es la conformación de un Estado Socialista en Venezuela, sino la modificación del periodo presidencial de 6 a 7 años y principalmente, retirar los límites para ser reelegido (1). Lo que se traduce en la posibilidad de ser reelegido indefinidamente.

Las dictaduras de Izquierda en América Latina, una verdad incómoda

Los inconvenientes de instaurar la práctica de la reelección indefinida son amplias, obsérvese el caso de Cuba del que hablaremos más adelante; la reelección sin límites puede derivar en el solapamiento de una dictadura de izquierda de nuevo tipo, donde los asesinatos institucionales no existen, al menos no como los conocemos tradicionalmente, pero sí la muerte del pensamiento crítico y la exclusión selectiva de los disidentes del sistema social, que pasarán a formar parte de los nuevos parias.

Históricamente, el modelo propagandístico de izquierda ha sido especialmente eficaz para adoctrinar a las masas. Un ejemplo notable es el volumen de información que llegó al Mundo Occidental una vez que cayó el Telón de Acero. En el caso de Cuba, estos métodos se han utilizado y perfeccionado durante años.

El camino más corto para limitar la libertad y los derechos de los ciudadanos de un país es a través de un líder populista cuyo magnetismo permite un cambio tan sensible en la constitución de un país como lo es el de la reelección. Hugo Chávez cumplía ampliamente con ambas características.

El contexto económico, la lucha por el poder y el auge de los petrodólares

Pero en realidad, ¿qué hizo Hugo Chávez por Venezuela? ¿Por qué su modelo de gestión desembocó en el más absoluto fracaso? Si miramos en contexto la evolución económica del país, durante su mandato ya arrastraba graves errores de gestión disimulados por el alto precio del petróleo. Es decir, las medidas que implementó Chávez son la base de los agudos problemas que hoy padece su población. Señalamos los problemas más acusados.

1)      Nacionalización o expropiación de varias empresas privadas. Lo que trajo como consecuencia la caída de la producción de dichas empresas, la desincentivación de la inversión privada, la fuga de capitales y de cerebros.

2)      Incremento desproporcionado del gasto público. Utilizado no para generar más riqueza en inversiones inteligentes, como la adquisición o el desarrollo de tecnología, sino para cumplir las promesas populistas realizadas al pueblo, lo que encierra al gobierno en un círculo vicioso que debe mantener un alto gasto público para cumplir sus promesas aunque se incurra en un gran déficit.

3)      Aumento galopante de la corrupción a varios niveles.

4)      Petrolización de la economía del país. El auge en el precio del petróleo ofreció a Chávez el impulso económico que necesitaba. Al inicio de su mandato el precio del petróleo era de 16 dólares por barril, en el año 2008 el precio del barril de petróleo alcanzó la cifra de 88 dólares.

Hugo Chávez, una pésima gestión económica bajo la sombra de una dictadura

No cabe duda de que los programas sociales impulsados bajo el mandato de Chávez no hubieran podido efectuarse de no ser por la feliz coyuntura del aumento del precio del petróleo que provocó un superávit inesperado.

En realidad, para analizar en su justa medida el alcance de su política y adivinar sus verdaderas intenciones, es necesario profundizar en su estrategia y en las posibles motivaciones que lo impulsaron a desmontar sistemáticamente el modelo económico de Venezuela, tal y como ocurrió en Cuba, para crear, según sus palabras, “el Socialismo del Siglo XXI”.

Un gigante con pies de barro planea volar

Al margen de la retórica empleada por Chávez, su entrada al poder está presidida por un cambio en la Constitución. Gozaba en ese momento de gran popularidad. Transitó por este camino con extrema ligereza, incluso puede decirse con elegancia. El segundo paso consistió en proponer la enmienda número 230 de la Constitución que pretendía eliminar los límites para ser reelegido. Aspecto este que consiguió posteriormente.

La estrategia de la consolidación

Todos los pasos descritos con anterioridad tienen como único fin consolidar su posición en el poder, no ofrecer más dignidad y seguridad al pueblo. Su fallecimiento prematuro impidió que cerrara un ciclo en el poder que pudiera catalogarse como dictadura. En la actualidad, Venezuela es un país escindido donde cada día coexiste una feroz lucha de poderes entre el legado de Chávez, representado en la figura de Maduro, y los restos de democracia participativa que perviven en el país.

Sin embargo, Hugo Chávez sí se encargó de sembrar, tanto El Tribunal Supremo como la Asamblea Nacional, de simpatizantes para eliminar cualquier vestigio de oposición que significara un verdadero problema. De más está señalar que este movimiento de fichas, brillantemente concebido, elimina ipso facto la acusación de que el suyo es un régimen autoritario y legitima el sistema a los ojos de la Comunidad Internacional.

Libertad y democracia en Cuba y Venezuela

Las experiencias sociales vividas tanto en Cuba como en Venezuela, han supuesto, para ambos pueblos, un sufrimiento que está vivo en los corazones de sus hijos más humildes. Parece ser que los conceptos de libertad y democracia están reñidos con los ideales que propugna la izquierda, y que pesan mucho más los intereses personales y las ansias de poder de los caudillos que alzan a los pueblos contra la injusticia, que el verdadero objetivo de la lucha, servir a los desposeídos.

El populismo en América Latina

Tanto Fidel Castro como Hugo Chávez resumen en sus figuras la esencia del populismo más hipócrita, aquel que persigue desesperadamente imponer su voluntad sin buscar el concilio y la integración de la diversidad humana en el gran universo social que conforma un país. El populismo, ya lo sabemos, también se nutre del miedo. Elimina a sus críticos y sataniza a los que se oponen a sus medidas.

Hacer política con demagogia es un grave error que el pueblo pagará tarde o temprano. Mucho más aún lo es disfrazar la ambición, sea del tipo que sea, con un deseo noble y desinteresado. Ese es el pecado de los iluminados que, como locos, se aferran al poder.

La crisis de Venezuela, la crónica de una guerra anunciada

Son los pueblos, en última instancia, los responsables de identificar a quienes lo manipulan y corrompen con su retórica, son los pueblos los que deben entender que la oposición activa y carismática a un gobierno de derechas, corrupto y centrado en su propio ombligo, no es necesariamente la solución a los problemas de la mayoría.

Desafortunadamente, la crisis de Venezuela, tarde o temprano tenía que hacer acto de presencia, tal y como ocurrió en Cuba en 1959, cuando debido a los cambios sociales impulsados por Fidel Castro, una buena parte de la población se exilió en Estados Unidos, y como ocurrió posteriormente en Camarioca, el Mariel; con La Crisis de los Balseros o con el Maleconazo que tuvo lugar en 1994. Todas ellas manifestaciones de la profunda crisis política y social que atraviesa la nación cubana. Hoy con un futuro incierto y dependiente del petróleo de Venezuela.

Los ideales de una revolución

Los ideales de las revoluciones no mueren, sus hijos las traicionan, por eso estamos condenados a repetirlas, perviven en el corazón de las generaciones porque el ser humano tiene la necesidad de soñar y elevarse sobre la miseria humana. Una revolución, a fin de cuentas, no es más que el anhelo de sus hijos más preclaros en busca de mayor justicia  y mejores condiciones de vida, un deseo legítimo y auténtico por el que merece la pena luchar y morir.

NOTAS

1)      Referéndum constitucional de Venezuela de 2007. Artículo 230: Sobre el periodo presidencial. Se modifica de 6 a 7 años. Se retiran los límites para ser reelegido.

Sobre el autor

Ray Bolívar Sosa. La Habana, 1978. Profesor y escritor. Licenciado en Psicopedagogía por la Universidad de la Habana. Doctorando en Didáctica de la Lengua y la Literatura por la Universidad Complutense de Madrid, año 2011.

Obras publicadas

La Herejía de los Dioses. Novela de ficción histórica sobre Fidel Castro.

Descargar gratis el primer capítulo de la novela.

El golpe de estado de 1952 perpetrado por Batista inaugura una ola de violencia en la isla de Cuba. Cientos de jóvenes cubanos se lanzan a luchar por la libertad bajo la bandera de diferentes organizaciones políticas.

Fidel Castro, un joven estudiante polémico y contradictorio, se convierte de la noche a la mañana en uno de los líderes de la oposición cuando ataca el Cuartel Moncada. Cuba entera arde inflamada por los abusos de la tiranía. Fidel Castro consolida su posición de liderazgo con alianzas inteligentes, una parte de la juventud confía en su talento para encabezar un movimiento revolucionario, mientras la otra, duda sobre la idoneidad de su carácter.

En 1956 desembarca en el oriente de Cuba y da comienzo a una guerra de guerrillas que terminará con la huida del dictador el 1 de enero de 1959. Esta es la historia no contada de Fidel Castro. Una figura contradictoria y polémica cuyo discurso ha divido a los cubanos durante más de cincuenta años.

La Ira de los Elegidos. Thriller. Acceder a la novela.

Nadie sabe a ciencia cierta que está pasando en la pequeña ciudad de Ginburk, cuando desaparece de manera repentina la sobrina de Frank, uno de los policías más prestigiosos del cuerpo. El mismo día, encuentran el cadáver de un hombre con una florecita tatuada en el culo, que hace saltar la alarma social.

Ambos acontecimientos son sólo el inicio de una ola de desapariciones y asesinatos que amenazan con convertir Ginburk en una ciudad sin ley. Frank, en medio de una delicada situación sentimental, decide investigar la desaparición de su sobrina y descubre algo inesperado que da un giro a su vida.

El Secreto de Sophie  Novela corta. Acceder a la novela.

Sophie es una joven periodista admiradora de la moda que ha conseguido un puesto en la revista Vogue. Recibe el encargo de ir a Francia a cubrir un evento de moda. Todo hubiera salido a pedir de boca de no ser por el fortuito encuentro que tiene con Frank, el último día de su estancia en París.

 

>

Pin It on Pinterest

Share This