Cómo escribir un libro puede ser problemático para muchas personas. Es un proceso complejo en el que intervienen múltiples factores. En el caso de los libros de ficción es preciso dominar el lenguaje en los aspectos: textuales, semánticos, sintácticos, gramaticales, pragmáticos. Eso sin tener en cuenta las técnicas literarias o los aspectos formales del estilo. Tanto los vicios de estilo como los errores de ortotipografía oscurecen la obra y pueden convertir un buen texto en un panfleto.

Redactar con elegancia y conseguir que la obra obtenga repercusión implica un gran esfuerzo personal no exento de sobresaltos. En este artículo vamos a definir los pasos necesarios para escribir un libro de manera profesional.

Pasos para escribir un libro

No existe un método estándar sino metodologías utilizadas por otros autores que pueden facilitar el camino de la escritura. En este artículo aprenderás una metodología profesional. Su principal ventaja es que puedes adaptarla a tus necesidades.

lounicoquetienesestuverdad

La idea, emoción versus razón

Los fundamentos de la actividad humana están basados en las ideas. Es una verdad de Perogrullo que traigo a colación, para derribar unos de los mitos más extendidos en el campo de la literatura. El aspecto sagrado que se le suele atribuir a la misma.

Con demasiada frecuencia escucho a escritores de renombre aludir a “una idea maravillosa” que de pronto iluminó el camino que debía seguir para escribir la obra. No dudo de la sinceridad de estos autores. Sin embargo, la memoria no es exacta. Hace quince años que soy considerado un escritor profesional. He conocido a muchísimos escritores de gran calado, algunos con varios premios en su andadura.

Durante este tiempo ninguno de ellos me ha dicho que debe su obra a una idea maravillosa, a una inspiración divina “intocable”, a partir de la cual todo fue sobre ruedas. Si crees que estas ideas existen te diré que sí. Desde luego que existen. No obstante, una buena idea es tan sólo el comienzo de un largo recorrido.

No deseo convencerte de algo en lo que no crees. Escribo sobre las cosas que conozco y sé. Las ideas maravillosas e intocables existen pero tenemos que ayudarlas a cuajar. A veces con un ligero empujoncito, en otras ocasiones con verdaderas sesiones creativas que mejoran las ideas, y las pulen, hasta convertirlas en verdaderas obras de arte.

Los casos de Hemingway y Kafka

Está el famoso caso de Hemingway y su relación con Maxwell Perkins, un editor con un talento innato, capaz de reestructurar la obra completa de un autor. Si quieren profundizar en el impacto que ejerció Perkins sobre la producción literaria de Hemingway lean el libro: The Letters of Maxwell E. Perkins. En él encontrarán multitud de consejos para escribir ficción y mucha sabiduría.

Por otra parte tenemos a Kafka y su editor Max Brod. Cuando investigamos, alrededor de la figura de Max Brod, encontramos críticas relacionadas con la libertad que se tomó al corregir la obra de Kafka. En cualquier caso, a día de hoy la obra de Kafka es mundialmente conocida. Su influencia es enorme y nada de esto hubiera ocurrido sin la intervención de su editor.

El papel del editor

Al margen de las atribuciones que se tomaron los editores de Hemingway y Kafka, consabidas o no por los autores, la idea en sí, únicamente es válida como punto de partida. El verdadero proceso ocurre cuando tenemos las herramientas necesarias para perfeccionar el texto.

Los casos de Max Brod y Perkins son excepcionales. Ambos poseían verdadero talento para la edición, una gran experiencia y visión.

Cierto es que un editor puede ser beneficioso para un texto. Pero también un escritor, con la suficiente experiencia y el entrenamiento adecuado, es capaz de conseguir un trabajo superior, en muchos aspectos al del editor.

En no pocas ocasiones son las opiniones de los escritores las que tienen mayor peso. Stieg Larson, el autor de la trilogía Millenium, mantuvo una encarnizada lucha con su editora para conservar el título original de su novela.

Eva Gedin, de la editorial Norstedts, le envía el siguiente email: “”…Le he dado vueltas todo el verano. ¿Intentamos contraatacar con otra alternativa?…” (1).

La escritora alude a que no está convencida de que un título como: Los hombres que no amaban a las mujeres pueda funcionar.

La respuesta de Stieg es lapidaría.

“…”Creo que ése está muy bien. He preguntado qué opinan algunos conocidos y dicen que es un título que da que pensar”…”.

frase2

Resumen

Lo que hemos visto ahora se resume en la siguiente frase. Al igual que no existe la perfección, tampoco existen ideas perfectas. Absolutamente todo es susceptible de ser mejorado. Incluso tu sonrisa.

Siento haberme explayado de este modo. Considero necesario y realmente útil para un escritor novel, dejar claro este punto antes de profundizar en la materia. Pasemos entonces a los aspectos relacionados con la idea que nos ayudarán a construir un relato sólido.

El enfoque novedoso

Una vez que tenemos la idea, ¿qué viene? Expondré dos aproximaciones al acto de la creación que considero comunes. Espero que el lector, haciendo gala de su gentileza, me perdone la atribución de categorizar ambas posturas.

Apasionados

Si eres de los que comienzan a escribir en cuanto tienes una buena idea, sin darle mayor importancia a la trama, los personajes y los conflictos, entonces te consideraré un escritor apasionado.

Los apasionados vibran con la escritura. Prefieren no encasillarse. Seguir el flujo de sus ideas y construir la obra de este modo. El principal inconveniente es que salvo en contadas ocasiones, una obra escrita de este modo implica un arduo proceso de revisión.

Analíticos

El escritor analítico es el que desarrolla su trabajo a partir de un esquema muy bien diseñado. Planifica de antemano cada aspecto de la obra. Sabe qué va a pasar en cada momento. Define las características de los personajes y no escatima tiempo ni esfuerzo en el proceso de planificación.

Atención porque el proceso de planificación es considerado por los expertos como la base necesaria para el buen desarrollo del trabajo ulterior.

¿Qué es mejor, apasionados o analíticos?

Cada enfoque tiene sus ventajas y deficiencias. A veces, la prosa de los analíticos carece de la fuerza y la frescura de los apasionados. En otras ocasiones, la estructura de los analíticos nos gana. Su preciosismo puede ser variopinto y da lugar a una polifonía digna de los gustos más exigentes.

Si se me permite opinar, diré que en realidad el acto de la creación implica una mezcla de ambos enfoques, y que es esta mezcla la que puede convertir una obra en poderosa. Un equilibro entre emoción y razón puede mejorar notablemente nuestro texto pero nada de esto salvará a nuestro preciado libro de las llamas del olvido, si no somos capaces de elegir un enfoque relevante, innovador o interesante.

Los nuevos libros se cuentan por millares. La pregunta que debemos hacernos es, ¿en qué eres diferente? ¿Qué aspecto de la realidad vas a mostrar?

Hay tantas realidades como personas sobre la tierra, ¿por qué tu realidad me va a interesar? Lo que quiero decir es que después de tener la idea, conviene saber qué enfoque te hace diferente, único y original. Una vez conseguido esto toca seguir trabajando.

loslibrossecuentanpormillares3

Cómo redactar un libro

La estructura clásica de un texto obedece al siguiente esquema.

-Introducción

-Desarrollo.

-Clímax.

-Desenlace final.

No difiere mucho este esquema de lo que nos enseñaron cuando asistíamos a clases en primaria. Salvo en que ahora somos quizás quince o veinte años más viejos. La experiencia debería habernos dotado de la perspicacia suficiente como para comprender que un texto se compone de estos elementos. Pero además, comparte las siguientes particularidades.

-Planificación.

-Creación.

-Revisión

-Corrección.

Vayamos por partes.

Planificación

Este es un proceso complejo. No es necesario que lo hagas del tirón. Puedes realizar un esbozo e ir enriqueciéndolo de manera gradual. Seguir un esquema es básico para saber dónde estamos y adónde deseamos llegar. Un posible esquema de planificación que nos indicará cómo escribir un libro, puede responder a las siguientes interrogantes.

-El tema.

-La trama.

-El enfoque diferenciador.

-Elegir el narrador. Determinar si el enfoque elegido es el más adecuado a lo que deseamos contar.

-Personajes. Características. Si quieres conocer más sobre los personajes en este link encontrarás un post. En él enseño cómo crear personajes. Todavía no vayas a este link. Más adelante puedes descargarte esta guía con información adicional que no comparto en este post.

-Conflictos. El esquema clásico construye la obra sobre un gran conflicto. Eres el autor así que debes conocer en profundidad el conflicto que pretendes reflejar.

Si eres de los analíticos, con esto bastará para comenzar a trabajar. Si prefieres vivir la pasión de tus emociones olvida cuanto he dicho. Escribe y luego revisa. Es el mejor consejo que puedo darte.

La Creación

El acto de la creación o fabulación forma parte del proceso de la escritura. Un escritor como Hemingway aconsejaba escribir todos los días una cuartilla. En cambio, Mark Twain, consideraba que los libros se escriben solos y obedecen a un proceso de sedimentación que un día eclosiona y nos obliga a escribir.

Las dos posturas son válidas y perfectamente viables. Existen varias técnicas para mejorar la creación. Menciono varias de ellas en la guía. Recuerda que al final podrás descargarla

Revisión

Contrario a lo que suelen pensar los escritores bisoños y otros no tanto, la revisión no supone trabajar solo a nivel ortográfico. Un texto posee diferentes niveles de análisis.

En cuanto al fondo (la historia en sí). Podemos analizar.

-Originalidad.

-Verosimilitud.

-Coherencia interna de los personajes.

-Arquitectura de la trama, etc.

A nivel de forma (Lingüístico)

-Léxico-semántico.

-Sintáctico.

-Ortográfico.

-Pragmático.

Para ver un conjunto detallado de estos aspectos puedes descargar la guía al final del artículo. Y claro, si te ha ayudado por favor deja un comentario.

Corrección

La corrección supone llevar el texto a un nivel superior. Una corrección eficiente toma en cuenta todos los aspectos susceptibles de ser mejorados. Abre una nueva dimensión para trabajar a partir de la crítica. Es la culminación del proceso.

Pautas adicionales para escribir un libro

Por último, la estrategia para escribir un libro es un capítulo obligado que no pasaremos por alto. La estrategia es la máxima responsable de que se cumpla nuestro objetivo. Señalo dos estrategias por considerarlas importantes.

Estrategia general

En la estrategia general haremos explícitos los pasos necesarios para escribir un libro.

Estrategia de creación

Muy útil cuando nos vence el bloqueo del escritor, no tenemos suficientes ideas o deseamos potenciar nuestra creación.

Cómo fabricar un libro paso a paso

He preparado con mucho cariño y esfuerzo esta Guía para escribir un libro. Es el resumen de los estudios y la experiencia de quince años de trabajo en el sector literario. En ella encontrarás detallados todo lo que necesitas conocer para enfrentarte con éxito a la creación. Espero que la disfrutes. Te pido por último, que compartas esta información y que opines. No creo tener la verdad absoluta. Esto es sólo una visión, ¿por qué no me cuentas la tuya?[et_bloom_inline optin_id=optin_5]

Referencias

  1. Fragmento de la correspondencia entre Eva Gedin y Stieg Larson reproducida en el País. Link

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

>

Pin It on Pinterest

Share This