Ernest Hemingway y su narrativa

Ernest Hemingway y su narrativa

Sufría depresión, diabetes y sobrepeso. Para finales de los años cincuenta Ernest Hemingway, uno de los autores más influyentes del siglo XX, se encontraba a las puertas de la muerte. Bebedor, pendenciero, acusado de misógino y homófono decidió abandonar Cuba cuando el gobierno de Castro anunció que las propiedades de los norteamericanos serían nacionalizadas. Un año después, en julio de 1961 se quitaría la vida.

Los inicios

En la década de los años veinte buena parte de su trabajo fue ignorado. En 1925 Fitzgerald lo recomendó a Maxwell Perkins y le sugirió algunas correcciones. Perkins reconoció el potencial del joven rebelde y lo ayudó a publicar Fiesta. Un trabajo que de inmediato lo posicionó como uno de los escritores más prometedores de su generación, dueño de un estilo único, tan provocador que su siguiente novela, Adiós a las armas, fue publicada con innumerables guiones y rayas que censuraban el lenguaje grosero de los personajes.

El estilo de Hemingway

Hemingway trabajó durante años en la búsqueda de un estilo pulcro y aséptico. Su concepción del arte incluía el uso de la técnica de la omisión. Una estrategia narrativa que conecta al lector con una historia sumergida que nunca se revela. Sin embargo aparecen diseminadas, por aquí y por allá pequeñas puntas de lanza, afiladas y dolorosas que desentonan con el argumento y que hacen cuestionarse al lector el contenido de la historia.

La narrativa

La narrativa de Hemingway es la historia del dolor y la tristeza contada desde la perspectiva de la soledad. No está interesado en narrar historias de amor cursis y melodramáticas y sin embargo, el periplo de Lady Ashley la protagonista de Fiesta contiene en sí mismo el germen del melodrama.

La inconstancia de Lady Ashley, su huida de París para vivir una aventura con su amante y el posterior regreso a París, a los brazos de su amante, se convierten en una radiografía de la generación de posguerra que no dudaron en nombrar, en la época, como la generación perdida. 

El mito del héroe

Gran parte de su producción transcurre alrededor de la figura del héroe. Sus grandes temas son el amor y la guerra. Incursiona en el sentimiento de pérdida desde una óptica diferente. Lo que le interesa reflejar es el gran desamparo que se esconde tras las ruinas de un gran amor, la fragilidad de los seres humanos ante la vida, la postura heroica del héroe moderno y su soledad.

Las claves de su escritura

Su estilo directo y escueto, permeado por el oficio de periodista aún genera críticas ácidas. En el año 2012 el novelista John Irving rechazó la mayor parte de su obra, salvo algunos cuentos. No obstante, la obra de Hemingway se sigue estudiando en las universidades y sus lectores se cuentan por millones.

Hemingway se convirtió en el maestro del resumen y la pulcritud estilística. Su principal ardid consistía en involucrar al lector en una lectura activa en la que el peso de la trama, descansa en buena medida, sobre los hombros del lector. Sus frases ligeras y desprovistas de grasa marcaron a toda una generación, después de él la mayoría de los autores lo evitaron o siguieron sus pasos.

Resumen

Hoy en día la influencia de Hemingway es notoria. La teoría del Iceberg goza de plena salud. El viejo y el mar, a pesar de los años, se sigue leyendo con la misma frescura que en los años cincuenta.

Al igual que en el caso de Fitzgerald, la depresión y el alcoholismo están unidos a la figura del maestro. Su vida, convulsa y contradictoria ha pasado a formar parte del imaginario colectivo donde ocupa el lugar del héroe enfrascado en una lucha constante con la naturaleza, con el hombre, con la mujer, consigo mismo. Una lucha que lo persiguió durante toda su vida y de la que se libró solo con la muerte.

About the author

Soy escritor y profesor de escritura creativa desde hace más de 15 años. He impartido clases a niños, jóvenes y personas de la tercera edad en Cuba y España. Si estás interesado en escribir una novela este es el sitio apropiado. Imparto cada martes un taller gratuito por videoconferencia y suelo compartir muchos consejos relacionados con la técnica literaria y la escritura.

Comments

    1. Gracias María. Sobre la figura de este formidable narrador se puede debatir mucho. El artículo apenas es un esbozo sobre su enigmática figura. Te animo a profundizar en su obra. Hemingway tiene mucho que enseñar.

  1. Un personaje, que si hoy estaría vivo sería muy polémico. Sin embargo, esa vida tan agitada le aportó lo necesario para escribir sus obras. No conocía al Hemingway que nos describes en tu artículo. Ahora brota mi curiosidad por leer mas su trabajo. Gracias Ray.

    1. Muchas gracias Glay. Hoy sería una verdadera bomba pero en su época también lo fue. Por encima de cualquier norma o tendencia social, este tipo de individuos suelen esencialmente ser. O sea, les interesa poco lo que opinen los demás. No obstante es un personaje digno de estudio. Si no es el más influyente fue uno de los escritores más influyentes del siglo pasado. Gracias por comentar.

  2. Acredito que siempre aprenderemos de los clásicos, aún así poner nuestra asignatura es lo nuestro e innovar, como siempre gracias por el aporte que bridas Ray, me ha gustado leer esto

  3. De adolescente me leí casi todos sus libros. El viejo y el mar, el primero. Por quién doblan las campanas, mi favorito. Sólo he estado una vez en sanfermines pero cuando te sumerges en ese ambiente te transportas a otra dimensión. Fue una experiencia preciosa y muy interesante y recuerdo que pensé en Hemingway aquellos días. No me extrañó que le gustaran nuestras costumbres y tradiciones y las historias derivadas de nuestra guerra y guerrilleros. A mi me encanta su obra pero tengo que reconocer que la leí con menos años y a una edad muy significativa.
    Me ha gustado el artículo.
    Gracias, Ray

    1. Gracias a ti. También yo lo leí cuando era joven. El viejo y el mar aquí se estudia en la escuela. Pero luego descubrí sus cuentos y también algunas novelas que me doblegaron. Por quién doblan las campañas fue una de las más intensas, también Fiesta, el cuento Las nieves del Kilimanjaro o La breve vida feliz de Francis Macomber.
      Gracias por pasarte!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: